Tres tendencias fundamentalmente exponenciales han impulsado la evolución de la tecnología digital y han cambiado radicalmente nuestros mundos. Una ola de tecnologías actuales, de mediano y largo plazo ha cambiado y cambiarán radicalmente la forma en que hacemos negocios. Varios impulsores económicos subyacentes también han impulsado la adopción de la transformación digital. Pero ¿Cómo pueden las empresas abordar los desafíos de una transformación digital y extraer valor con éxito? Hoy, podemos definir un marco que las empresas deben seguir para gestionar sus esfuerzos de transformación digital.

El marco

Para que una empresa extraiga valor con éxito de la transformación digital, hay cuatro áreas, capas o componentes a los que se debe prestar atención:

  1. Una estrategia integral de negocios que es impulsada por lo digital
  2. Digitalización del modelo operativo core del negocio
  3. Encontrar nuevas oportunidades para el crecimiento de la digitalización
  4. Desarrollar y alinear a los facilitadores de la transformación digital

Una estrategia integral de negocios que es impulsada por lo digital:

La estrategia de negocios debe definir el enfoque general de una empresa, no solo hacia lo digital, sino hacia dónde y cómo debe operar para maximizar la creación de valor para la empresa. Las estrategias comerciales exitosas deben ser profundamente transformadas por las evoluciones tecnológicas recientes como la digital. El enfoque para definir esta estrategia debe aplicar un enfoque práctico en función del entorno empresarial en el que opera la empresa.

Digitalización del modelo operativo core del negocio:

Para una transformación digital exitosa, las empresas deben digitalizar sus capacidades principales, es decir, todos los pasos de la cadena de valor, desde la interfaz del cliente a través de la cadena de suministro y hasta las funciones compartidas. Cuando se habla de digitalización del modelo operativo, no se refiere únicamente a la automatización de los procesos organizativos, sino al diseño integral de la experiencia del cliente.

Encontrar nuevas oportunidades para un nuevo crecimiento digital: para el crecimiento, debemos pensar y encontrar nuevas oportunidades adyacentes mientras gestionamos la asignación de recursos a las capacidades centrales, antes y después de la transformación. En otras palabras, debemos pensar dónde las empresas tienen activos que podrían tomarse fuera del alcance actual de la actividad de las empresas y comercializarse más ampliamente en otras industrias.

Desarrollar y alinear los habilitadores de la transformación digital:

Hay cuatro de ellos: 1) Personas y organización – que se trata de estructura, reclutamiento, capacitación, operaciones de escalamiento, cultura, gobierno, adopción de nuevas formas de trabajo, etc. – 2) Datos y análisis: a pesar de la penetración de big data y la jerga analítica avanzada en las organizaciones, debemos superar los conceptos erróneos para fomentar sus ofertas de valor central – 3) Tecnología: utilizar funcionalidades digitalmente listas de las tecnologías actuales mientras se abordan las tensiones internas dentro del sistema heredado – y ) El ecosistema empresarial: encontrar los marcos de asociación adecuados para gestionar los nuevos y complejos componentes básicos de la transformación digital, en una arquitectura empresarial más abierta.

El enfoque lineal clásico para diseñar una estrategia empresarial ya no puede garantizar una ventaja competitiva sostenible. Las empresas deben adoptar nuevos enfoques según el nivel de incertidumbre, maleabilidad o dureza de sus entornos de mercado y los líderes deben elegir y ejecutar la combinación de enfoques que sus negocios necesitan para operar con éxito.